Crónicas de la soltera otra vez

Terminar no es fácil, muchas veces significa un alto desgaste emocional, eternas conversaciones revisando que dejó de funcionar en una relación. Incluyendo las críticas y autocríticas que suelen ocurrir. Pero una vez que una se ve enfrentada a la soltería, otra vez suelen repetirse ciertas conductas que he visto en conocidas, amigas y también en parte de mi experiencia personal.

1) “Quiero un cambio”: Es muy usual que una vez terminada una relación, una se corte el pelo, se lo tiña o busque una tenida de ropa distinta. Quizás incluso un aro, para las más osadas. Algo simbólico que represente que existe un cambio en una misma. Recuerdo que una vez leí un artículo de un peluquero que declaraba que solían llegar mujeres diciéndole “a él le encantaba mi pelo largo… quiero el pelo corto ahora”.

2) Tener tiempo libre y meterse a un curso/gimnasio/agrupación: No es novedad que estar en pareja conlleva una inversión de tiempo, por muy independiente que uno pueda ser. Por eso mismo, al terminar es cuando se viene una cantidad de tiempo libre y disponible encima de una: una se mete danza árabe, yoga o pilates. Quizás meterse al gimnasio (“ahora me quiero preocupar de mí misma”) o a un curso literario. Un proyecto que convoque también sirve. Cualquier cosa que tenga tu mente y tiempo ocupados en algo útil y que le haga bien al espíritu.

3)”¿Salgamos a carretear?”: Conectado con el punto anterior, al tener tiempo libre y verse soltera es cuando suele surgir un imperante deseo por aventurarse en la vida nocturna, que muchas veces se deja botada cuando se está en pareja. “¡Uy! hace mil años que no salgo a bailar.” “¡Ya! ¿Qué hacemos este fin de semana?”, se pueden escuchar en una soltera otra vez.

4) Retomar a los viejos amigos: Aunque no siempre pasa, se puede dar que se retomen las viejas amistades que se dejaron de lado en su momento. Es cuando la frase “bros. before hoes.” cobra su máximo sentido. Vuelven las chelas conmemorativas, los cafés entre conversaciones y las múltiples juntas en fraternidad.

Claro que éstas conductas no siempre se dan, puede que se den sólo algunas o bien, ninguna de ellas. También aplica para solteros otra vez. Lo simpático es ver como muchas veces nuestras reacciones suelen repetirse en los demás.

Comentarios