Ese “algo más” en las películas

Cuando nos animamos a ver una película, sólo sabemos el 10% de ella por el hecho de que sólo leímos el título, pero a decir verdad con sólo leer el título podemos lograr saber mucho más allá que sólo un 10%, logramos identificar a que categoría pertenece y cosas por el estilo.

Algunos preferimos enfrentarnos a la película, sin conocer su sinopsis, ni las críticas, ni cosas más allá que el simple título. Preferimos de alguna u otra forma ser “sorprendidos”.

Es cosa de sentarse en un lugar cómodo, tal vez con una buena compañía, unos bocadillos, refrescos. Algunos preferimos sólo estar cómodos y disfrutar, si es en lo posible en la noche, a altas horas con tal de no ser interrumpidos.

Una película de acción puede ser vista a cualquier hora del día, una de comedia también, pero las que elegimos para apreciar de forma perfecta en la noche, son las románticas, drama y terror. Las de terror en la noche porque acrecienta ese suspenso de estar en tu cuarto, sólo con al televisión encendida, mientras al personaje principal lo comienzan a asechar y estas tan involucrado en la escena que comienzas a escuchar los ruidos que emiten tus muebles y ciertos movimientos que te dicen que hay alguien cerca de ti, tu imaginación te juega una mala pasada porque piensas que no es al personaje si no que es a ti al que están asechando, al mismo tiempo en que el personaje grita porque le están propinando estocadas en el cuerpo, ¡saltas! y pronto te das cuenta de que era tu mascota la que andaba por ahí.

Las de la categoría drama y romanticismo, yo las llamo “Algo más” porque de cierta forma son más que una sencilla película, con un buen reparto, premios y cosa por el estilo. Ese “Algo más” te logra enseñar, guiar y quizás hasta reflexionar de lo que esta sucediendo en tu vida, y como estas trabajando en ella. Durante o al término de la película logras pensar y cuestionar muchas cosas que pensabas que estaban bien, cosas que para ti no tenían solución, notas que si existe un arreglo fácil y sencillo.

Esas películas son las que te ayudan a crecer como persona, a re formularte. Es increíble lo tan identificado que te llegas a sentir con algún personaje, la mayor parte del tiempo con el personaje principal. Luego comienzas a ver tu vida desde otro prisma, desde una perspectiva mas fresca.

Para algunos una película, no es nada más que algo para matar el tiempo, pero para mi es algo que puede marcar un antes y un después. Llámenme exagerado, pero cuando les toca la película que contiene ese “Algo mas” y les logra cambiar varios pensamientos, comienzan a sentir un poco más de optimismo en su interior, más energía para vivir, más fuerza para salir adelante.

Comentarios