Noche

Dicen que las caminatas tienen un algo especial en sus pasos, y al avanzar el viento soplando en la cara de dos personas que sonríen al ver sus manos juntas y sus pies al mismo compás, muy dentro de sus almas algo pequeño va creciendo. Palabras que van y vienen tal intercambio de amor entre labios que se juntan a la luz del sol, cubiertos tal vez con unos brazos colmados de ternura y cariño, y así observar el ocaso de un día, que más que ser un día común, en su misticismo descansa la esencia de un par de sonrisas sinceras.

Y un oasis de hierro y bosque nos ofrece un espacio para apreciar y sentir el cariño, que sin pronunciar nada lo dice todo, que en su silencio hace florecer un sentimiento en el corazón de alguien que no esperaba sentir con tal magia y tal sinceridad… que hace que el tiempo se convierta en un ser volátil, volando como si nada le preocupara.

La noche se hace presente y entre el tumulto de gente que ronda las calles de Santiago, las manos estrechadas sin algo que pudiera separarlas, observando el paisaje de tanto en tanto y de cuando en vez la cara de aquella persona especial, prestando atención a una mirada que más que palabras comunica sentimientos, ojos con voz gobernada con el corazón bajo el cielo de una noche mágica…

La misma noche estrellada que en su regazo nos guarda como si fuésemos secreto, como si fuésemos promesa, como si de tú y mí naciera un futuro.

Comentarios