Reflexiones

De facetas de alta estirpe y otras vainas

Mucho se ha hablado ya de aquella llamada telefónica de la esposa de algún ente reconocido por la muchedumbre chilena “amenazando” a otra mujer, al parecer también reconocida por las masas consumidoras de televisión gracias a algunos actos que dudo que sea de interés mencionar. Pero dentro de todo este embrollo, que para algunos puede significar gracioso, para un ojo más observador, deja en descubierto un interesante asunto social y de clase que sí es interesante analizar.

La verdad

Inmerso en opiniones de todo tipo, en irrealidades que se materializan, en absurdos e ironías de esquemas mentales justificados como patrimonio, la vida del hombre post-moderno, no afronta un problema de falta de información, si no de discernimiento, entre cuál es la ideal y cuál no. Demasiada información, más allá de Internet y de los medios de masas en general, todos pueden hablar sin tapujos y sin miedos, pero también si discernimiento y más aún bajo el dogma. Y surge el problema, ¿quién posee la verdad?

1 7 8 9