Salir a caminar

Tal vez sea algo muy sencillo, sólo caminar. Para algunos nada más que poner un pie delante de otro, pero para unos pocos (incluyéndome) es más que lo dicho anteriormente.

Hay que reconocer que ciertos lugares dan una mayor “motivación” para salir a caminar. Es en estos meses cuando las personas aprovechan esos lugares, porque están de vacaciones fuera de esa ciudad ruidosa, irritable y “rutinaria” o simplemente están en unos de sus descansos después del trabajo.

Salir a caminar es poder darte un tiempo para hacer una especie de introspección, que muchas veces ayuda. Ciertamente sales a caminar para lograr esa introspección deseada, por el hecho de que en esa casa no lo puedes hacer, sentirse encerrado o de alguna u otra forma “sofocado” por el encierro da como opción la salida a un paseo.

Al comenzar a caminar, quizás con un cigarro encendido (para unos es de gran ayuda) sientes que puedes aclarar tus ideas, ordenarlas y muchas veces tomar decisiones, pero eso depende de las intensiones que tengas para salir a caminar.

Al salir, aprovechas de pensar en todo lo que no pensaste, en decidir todo lo que no decidiste y valorar, lo que sientes que nunca valoraste. Cuando entra la ya nombrada introspección, el valorar es tomarte un mayor valor como persona, pero si queremos tomar un mayor valor a las cosas y/o momentos ya sucedidos, entra la “Introspección retrospectiva”. Logramos de cierta forma sacar a ese filósofo, poeta, fotógrafo, budista, pacifista, enamorado, que todos llevamos dentro.

Notaron que caminar también tiene su ciencia, pero nadie piensa en una “introspección” o “introspección retrospectiva” cuando se camina, sólo decides comenzar a pensar en “esa persona” o en lo que te llevo a caminar, comienzas a pensar y pensar, una cosa lleva a la otra y finalmente terminas llorando como un/a bobo/a mientras caminas y alguna persona se acerca preguntándote ¿Se encuentra bien?, bueno exageré con lo de llorar, pero seamos sinceros llegan esas ganas y ese nudo en la garganta.

Es un hecho verídico de que en todo esto entran las emociones y/o sentimientos, depende de cada uno saber controlarlos/las para así tener algo más claro con lo que va a suceder.

Siéndoles sincero siempre he tenido estos paseos sólo y he logrado muchas cosas, pero quiero sentir alguna vez ese paseo con mi pareja. Saber que piensa ella y conocerla aún más. Al salir a caminar liberamos una parte de nosotros que no acostumbra a salir, no sale a caminar la persona que todos ven, sino la persona que realmente eres.

Comentarios