Tiempo de espera

¿Por qué tenemos el defecto de idealizar y esperar?

Han sido días extraños, una mezcla de melancolía con decepción (una vez más en mi vida) se han quedado en mi vivir de estos últimos días.

Hoy mientras caminaba, me detuve a la espera del color verde en el semáforo para poder cruzar hasta el otro lado de la calle, me fijé en el rostro de las personas que estaban en el otro lado de la calle, los que iban dentro de los automóviles y la micro azul que estaba ahí ¿Y saben lo que vi? facciones de tristezas, desolación y la ausencia de la esperanza. No comparto la idea de la esperanza, pero supongo que en algo debemos creer y esperar…

A lo que pretendo llegar es a que somos hechos de espera y lo triste es que no solemos darnos cuentas, esperamos una llamada, esperamos una buena noticia, a la espera de esa persona se fije en nosotros…

Creo que aquellos rostros que contemplé por unos segundos, opacos y serios llevan las cicatrices de la espera.

Todos estamos en la espera de algo o alguien, incluso cuando esa persona ni siquiera sabe que la estamos esperando, somos como aquella canción de Radiohead traducida al español que nos dice “Soy todos los días que decides ignorar”.

Comentarios