Tus palabras…

Existen personas, que les dan un mayor valor a las palabras que a la cosas materiales de un alto precio. Las cartas y las palabras a viva voz entran como protagonistas en todo esto. Como actores secundarios estarían los medios masivos de comunicación tales como Facebook, Twitter, Whatsapp, Messenger, SMS. Estos de alguna u otra forma influyen directamente en esta historia.

Por lo general las personas que son materialistas “chocan” cuando se “comprometen” , con otra persona siempre y cuando esta última sea sencilla y nada materialista.

Cada pareja tiene su medio de comunicación, algunas por medio de un teléfono se sienten más cómodas, otras sienten que sólo estando frente a esa persona, la comunicación es más clara y transparente, ya que, al entrar los personajes secundarios por lo general se mal interpretan muchas de las conversaciones de pareja, cuando estas conversaciones siempre están acompañadas de tonos y gestos que dan a entender un sentido completamente distinto al que se logra captar cuando son sólo letras en un SMS, Facebook, etc..

Lo completamente increíble a mi parecer, es que cuando una de estas parejas comienza a enviarse cartas, sabiendo que no hay un buen entendimiento por medio de escritos, apuesta el todo por el todo al enviarlas y comienzan a entender todo el sentido que se quiere dar en esas palabras, y me surge una gran duda: ¿Influirán los sentimientos?

Existe una respuesta, algo compleja pero existe. Influyen los sentimientos en el sentido que si los dos sienten lo mismo, entenderán de lo que se esta hablando y el sentido en que el emisor quiere hacerse entender, es decir, si el emisor esta enamorado y el receptor no, el sentido del mensaje no será igualmente captado por parte del receptor, el mensaje será entendido de manera distinta por el emisor, al igual que el receptor. Pero si el emisor y receptor están enamorados o tienen el mismo sentimiento, el sentido del mensaje será entendido de igual forma tanto para el emisor como para el receptor.

Aunque se entienda de manera perfecta, siempre las palabras que se están explayando en el papel, van acompañadas de gestos, caricias y/o miradas que dan a entender algo más de lo que se esta diciendo y hace más especial el momento que se esta viviendo, por eso se deben elegir de forma perfecta las palabras que irán en esa carta.

Pero, ¿Qué tiene que ver todo lo último, con que las palabras tienen mayor valor? Cuando comienzas a usar la palabras con esa persona, descubres que siempre o casi siempre se entiende todo lo que se quiere transmitir, el sentido comienza a “alimentar” cada vez más ese hermoso sentimiento. Un te quiero, que con el paso del tiempo se comienza a llenar, con acciones, y palabras que lo van transformando en un Te Adoro, que en algunos casos pasa a ser un Te Amo, pero para que sea tan grande y tan fuerte, no basta sólo unas cartas. Aún así la experiencia te enseña de que con palabras puedes o te pueden llegar a enamorar.

Comentarios